Así lo dispuso la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado en una causa en la que se investigan tres llamados telefónicos anónimos. Además se ordenó un embargo por 70.000 pesos.

La jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado dispuso el procesamiento con prisión preventiva de un imputado en una causa por amenazas al presidente de la Nación, Mauricio Macri, que se había originado con motivo de tres llamados anónimos realizados al Sistema de Emergencias 911 del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, mediante los cuales se amenazó de muerte a Macri.

Se trata de Raúl Rubén Bernón, quien fue procesado por el delito de intimidación pública. La jueza destacó que "tal fue la alarma que generaron los llamados" que se debió proceder a "reforzar la seguridad del mandatario, lo cual significó un incremento del erario del Estado nacional, al ya previsto como ordinario para la seguridad presidencial, que ascendió a la suma de 25.212 pesos diarios".

Embed

También lo procesó por el artículo 12 de la ley 25.891 que pena "al que a sabiendas de su procedencia ilegítima adquiriere por cualquier medio o utilizare terminales celulares, tarjetas de telefonía o la tecnología que en el futuro la reemplace".

La causa se inició el 9 de septiembre pasado a raíz de la realizados de llamados anónimos al centro de atención de emergencias del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires . El interlocutor manifestó que haría detonar explosivos o bien se inmolaría en el acceso de la quinta de Olivos, manifestando pertenecer al grupo terrorista Isis.

Tareas de inteligencia permitieron verificar al usuario de la línea telefónica y la identidad del mismo, Raúl Rubén Bernón, domiciliado en la localidad de Mariano Acosta, partido de Merlo quien se desempeña como changarín y vendedor ambulante en el Mercado Central.

La jueza ordenó los allanamientos y la inmediata detención. Una de las pruebas que la magistrada evaluó a la hora del procesamiento son las transcripciones de los llamados efectuados que dan cuenta de las frases proferidas donde no solo anunció que iba a acabar con la vida del presidente sino que "además adujo pertenecer al grupo Isis".

Además el aparato celular, un Samsung desde el cual efectuó la llamada, fue hallado en su domicilio con su correspondiente tarjeta SIM.