La jugadora de hockey del club Germinal de Rawson, Jéssica Millamán manifestó lo que vivió durante las diez horas que estuvo demorada en Aeroparque.

La joven trans Jéssica Millamán, que en las últimas semanas llevó adelante una lucha judicial para poder volver a las canchas después de ser discriminada por la Asociación de Hockey del Valle de Chubut, sufrió ayer un nuevo problema legal cuando le encontraron un porro entre sus pertenencias. "Un poco tuvo que ver con que hoy estoy en todas las portadas", apuntó.

Este jueves, Jéssica se disponía a abordar un vuelo para regresar a su provincia. Ansiaba participar de su segundo partido durante el fin de semana, pero antes de subir al avión la jugadora fue apartada, palpada de armas en Aeroparque y quedó demorada porque le encontraron medio cigarrillo de marihuana.

"Había mucha gente indignada, estuve más de siete horas sin tomar un café. Les pedía, tenía un mínimo derecho. Me recordó hace mucho años atrás" lamentó.

Esta mañana - todavía en Capital Federal- ante el paro de pilotos que obligó a cancelar todos los vuelos de Aerolíneas y Austral, Jessica conversó con El Patagónico y se refirió a lo que le tocó vivir en el aeropuerto.

"Me llamó la atención que fui la única a la que le abrieron el atado de puchos. Es mucha casualidad", expresó ante este medio la jugadora de hóckey del club Germinal al entender que la demora "fue por varias cosas, lo bueno fue que más allá que a mí me buscaron más. Fui sincera, les dije ´es lo único que tengo´".

La historia de Jessica tuvo mucha repercusión en los medios nacionales e incluso internacionales, cuando Millamán había sido separada de las competencias por su condición. Por ello no descarta que lo que le ocurrió tenga alguna relación. "Para mí un poco tuvo que ver con eso, por el sólo hecho de que hoy estoy en todas las portadas, por ejemplo; mañana a cualquiera le pasa lo mismo y queda ahí".

"Me molestó un poco el maltrato de que me decían: ´vas a perder el vuelo´. Es más, la decisión era del juez. Tenía dos opciones; que hiciera un papeleo de dos horas o de diez horas. Fue el de diez horas".

"La verdad fue un desastre, en el sentido de que te maltratan por eso y uno dice; me imagino que cuando encuentren a alguien con cien kilos lo matás directamente" manifestó Jessica al describir el procedimiento que la tuvo alrededor de 10 horas en Aeroparque.

Al ser consultada por si tiene intenciones de si elevar alguna denuncia por atropello o destrato aseguró que: "no lo voy hacer por la única razón de que yo soy humana y en este caso no me gustaría dejar sin trabajo a nadie. Lo único que me indignó fueron las diez horas".