El muchacho se las vio negras después de que su maniobra resultara mucho más peligrosa de lo que él se imaginaba.
Un hombre casi pierde su pene después de que su novia se lo mordiera por accidente cuando le practicaba sexo oral en un auto en plena ruta cerca de de Krems, en Austria. El conductor desafortunado tuvo que esquivar un ciervo y casi termina con un problema mayor.

Los servicios de emergencia austríacos se encontraron con la increíble necesidad de tener que pedir "una ambulancia para un hombre con el pene mordido producto de un accidente vial", informó el sitio The Local.

Tanto el hombre como la mujer fueron trasladados a un hospital cerca de Krems, en el norte de Austria, donde el conductor fue operado varias veces y se recupera para alegría y alivio de todos los involucrados.