La panelista y el empresario decidieron tomarse unos días de descanso luego de la exposición televisiva en medio del escándalo por infidelidad en pleno embarazo.

Amalia Granata y Leonardo Squarzon decidieron tomarse unos días de vacaciones en medio del escándalo por el escrache que sufrió el empresario luego de que se dieran a conocer polémicos chats que confirmaban su engaño a la panelista, quien transita el sexto mes de embarazo.

El pasado sábado, la pareja fue por primera vez a hablar de lo sucedido en el programa de Susana Giménez y generó polémica en las redes luego de que la cámara mostrara a Squarzon riéndose mientras Granata contaba los pormenores del escándalo.


Seguí leyendo más en RatingCero.com