La modelo y el economista pasaron largas horas en un vuelo y no soportaron las ganas de estar juntos pero fueron escrachados por un pasajero.

Luciana Salazar y Martín Redrado viven su mejor momento luego de meses de crisis y escándalos. Instalados en Washington, la pareja se consolida y vive un presente con proyectos juntos.

La pareja disfrutó de unos días en Nueva York y este fin de semana regresaron a la ciudad donde están viviendo. Pero el viaje no fue el todo tranquilo ya que hubo extensas demoras que complicaron su regreso.

Lo cierto que en vez de ponerse de malhumor, la pareja aprovechó para divertirse y mimarse en el aeroplano. Según un pasajero, que publicó la escena en las redes, Luli y Redrado no paraban de "tocarse".

Seguí leyendo en RatingCero.com.