Como en las viejas épocas, el mítico estadio de San Siro se rindió a los pies de Diego Milito, que se hizo presente para ver a su ex equipo, el Inter, y recibió un merecido homenaje.
El ex jugador, recientemente retirado de la actividad profesional, ingresó al campo de juego y recibió una plaqueta por parte de la dirigencia del Inter, mientras de los cuatro costados bajaba una ensordecera ovación de los hinchas, que además colgaron banderas en su honor.

Milito
El ex delantero jugó desde 2009 a 2014 en el club milanés, con el que ganó cuatro títulos nacionales y dos internacionales: la Champions y el Mundial de Clubes en 2010.