El Ministerio de seguridad provincial ya evaluó a 6.000 de los 16.000 efectivos que están en funciones. El 30% no superó las pruebas de tiro, los tests psicológicos o socioambientales. Buscan una salida que no reste efectivos en las calles.

Uno de cada tres policías locales que patrullan las calles de la provincia de Buenos Aires no está capacitado para cumplir con sus funciones. Así lo establece una auditoría realizada por el Ministerio de Seguridad bonaerense, que ya relevó a 6.000 de los 16.000 efectivos lanzados a prestar un servicio a la comunidad para el que no estaban debidamente preparados. Las autoridades ministeriales calculan que para diciembre ya se habrá relevado la totalidad del plantel. "Si esta proyección se mantiene, a fin de año tendremos 5.000 policías armados patrullando la provincia que no sirven para proteger a la comunidad", aseguró un funcionario del gabinete de María Eugenia Vidal en diálogo con Ámbito Financiero.

Popularmente conocidos como los "Pitufos" (por sus uniformes color azul), estos efectivos fueron puestos en funciones luego de una capacitación de apenas seis meses de duración, que el relevamiento consideró "insuficiente".

Los tests efectuados consistieron en una evaluación de las capacidades para el manejo del arma reglamentaria, conceptos teóricos relacionados con la seguridad, exámenes psicológicos y estudios socioambientales. "Hubo casos de agentes que no sabían empuñar la pistola y habían tirado apenas dos tiros antes de ser lanzados a las calles. Muchos no le acertaban ni a la silueta", confió uno de los encargados de la auditoría.

policia local.jpg
Los casos se multiplican y los resultados son dramáticos: "Como nadie relevó las condiciones de vida y los grupos familiares de los aspirantes, se dieron situaciones en las que uno de los agentes tenía dos asaltantes en su propia familia (sus hermanos) y le robaron el arma y el chaleco para salir a robar", relató la fuente.

Pero eso no es todo. La inscripción demandaba a los que quisieran convertirse en policías locales tener estudios secundarios completos; cuando se cotejó la documentación presentada, aparecieron varios casos donde se comprobó que los certificados eran "truchos".

Seguí leyendo esta nota en Ámbito.com.