Reino Unido aprobó la extradición a Estados Unidos del inglés Lauri Love, un joven con un trastorno del espectro autista de quien se sospecha que accedió ilegalmente a sistemas informáticos del Ejército estadounidense, por lo que podría afrontar una pena de hasta 99 años de cárcel.
La extradición fue decidida por una jueza de la Corte de Magistrados de Westminster, que dio luz verde para que el joven de 31 años sea enjuiciado en Estados Unidos, donde podría ser juzgado en tres estados diferentes y, según afirmó su abogado, enfrentar una pena de 99 años de prisión.

Love padece síndrome de Asperger y está acusado de haber accedido de forma ilegal en 2012 y 2013 a servidores del FBI, la Reserva Federal y la Agencia de Misiles de Defensa, entre otros organismos del gobierno de los Estados Unidos.

Embed

El joven había sido arrestado en la ciudad de Suffolk en 2013, gracias a que tenía infectada su computadora con un software de la policía británica, aunque luego fue liberado y no se le imputaron cargos, mientras la investigación transcurría, informó la cadena BBC.

Si bien su abogado, Tor Ekeland, afirma que Love no debe ser enviado al extranjero debido a su enfermedad, los fiscales estadounidenses consideran que el joven está usando sus problemas de salud mental como una escusa para evadir el juicio.

En Inglaterra, la sentencia máxima por delitos como el que se le atribuyen a Love es de dos años y ocho meses, contra los 99 establecidos en las leyes de Estados Unidos.