El animal australiano quedó huérfano en un accidente y sólo pudo hacerle frente a la muerte de su madre gracias a un muñeco en forma de marsupial que le ofrecieron para recuperarse del trauma.
La madre de Shayne, un koala de nueve meses, murió atropellada por un coche en el Estado de Queensland, en el este de Australia.

El bebé marsupial estaba agarrado a la espalda de su madre en el momento del accidente y con el impacto voló 20 metros. Cuando fue encontrado su mamá había muerto y los cuervos lo estaban atacando.

Shayne fue trasladado al hospital de fauna salvaje del zoo de Australia, dirigido por la familia del famoso defensor de los animales Steve Irwin.

Los veterinarios del centro explicaron que el marsupial está superando el trauma de la pérdida de su madre y está logrando ser independiente gracias a un peluche con forma de koala, al que se aferra como si fuera su progenitora.

Orphaned baby Koala finds fluffy toy friend.mp4
"Shayne no resultó herido en el accidente, pero tiene que enfrentarse a la pérdida de su madre y aprender las lecciones vitales para convertirse en un koala independiente y salvaje", dijo el lunes la directora del centro, Rosie Booth.

Los koalas, marsupiales emblemáticos de Australia, sufren las consecuencias del cambio climático y de la pérdida de su hábitat. También son víctimas de ataques de perro, accidentes de auto y de las infecciones de clamidias.

Cuando llegaron los primeros colonos británicos en 1788, había más de 10 millones de koalas. Es difícil contabilizarlos porque viven en lo alto de los árboles, pero en 2012 se estimaba que quedaban solo 330 mil.