Un cronista trató de abordarlo en un restaurante, pero el músico reaccionó mal y lo obligó a irse de forma poco cortés.

Gustavo Cordera se llamó a silencio después de sus polémicas declaraciones en una escuela de periodismo: "Hay mujeres que necesitan, porque son histéricas, ser violadas, porque psicológicamente lo necesitan y porque tienen culpa y no quieren tener sexo libremente".


Seguí leyendo en RatingCero.com