Miguel De Paola está preso hace casi dos meses por haber creado una cuenta falsa en la que tuiteó en árabe con el hashtag #PrayForArgentina y difundir fotos de posibles objetivos de atentados en Buenos Aires.
La Cámara Federal ordenó este martes la libertad de un tuitero que había amenazado a través de la red social al presidente Mauricio Macri y fingió ser integrante de la organización terrorista ISIS.

Se trata de Miguel De Paola, un estudiante de la Universidad de La Matanza que está preso desde hace casi dos meses por haber posteado en árabe y haber publicado fotos de posibles objetivos de atentados en Buenos Aires, como un subte, el shopping del Abasto y la Casa Rosada, todos con el hashtag #PrayForArgentina (reza por Argentina).

De Paola, preso desde el 30 de julio pasado en la cárcel de Ezeiza, será liberado mañana cuando sea trasladado a los tribunales federales de Comodoro Py 2002 y deposite una caución de 5 mil pesos.

La Sala I de la Cámara Federal, a cargo de Eduardo Freiler y Jorge Ballestero, confirmó el procesamiento de De Paola por intimidación publica, pero le quitó el agravante por presuntas actividades terroristas, que le había impuesto la jueza María Servini de Cubria cuando lo detuvo y lo procesó.

Los jueces también confirmaron el sobreseimiento del otro involucrado en la causa, Walter Ovejero, sobrino de De Paola.

"Estamos muy contentos", dijo el abogado Rubén Carrazone, socio de Miguel Angel Pierri en la defensa de De Paola, tras remarcar los más de 50 días que su cliente tuvo que pasar tras las rejas por haber cometido una broma.

De Paola declaró ante la Justicia, admitió que fue él quien escribió esos mensajes intimidatorios, puso a disposición todas sus claves, nunca se fugó y se comprometió a pedirle disculpas al presidente Macri.

Sin embargo, la jueza federal María Servini de Cubría lo procesó el pasado 12 de agosto y dictó la prisión preventiva por entender que "el proceder de De Paola mantiene una perfecta entidad para intimidar al público en general, crear miedo y causar daño y más aún, si se pondera premeditación, reiteración y difusión en tan corto espacio de tiempo".

La causa se inició el 29 de julio pasado con un alerta de Policía Metropolitana por una serie de tuits escritos en idioma árabe en la cuenta @HassanAbujaaf dirigidos con amenazas hacia Macri, edificios comerciales, el subterráneo porteño y transporte público, entre otros objetivos.

Tras información proporcionada por Twitter, la Justicia al día siguiente allanó una vivienda en donde fueron encontrados Obejero y De Paola, así como la computadora desde la cual se había escrito.