Según la denuncia, el ex presidente brasileño habría recibido de forma indebida cerca de 1,2 millón de dólares por parte de la empresa constructora OAS que se encuentra involucrada en el escándalo de corrupción de Petrobras.
El juez brasileño Sergio Moro aceptó este martes la denuncia de la fiscalía por corrupción y lavado de dinero contra el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva por supuestos delitos vinculados a la red de corrupción que se había instalado en Petrobras.

La decisión, para el sistema brasileño, equivale a un procesamiento, pero el propio Moro dijo que tomará el tema con el "celo" necesario por tratarse de un ex presidente que lo ha recusado, ya que lo considera "juez y parte" y enemigo del Partido de los Trabajadores.

La denuncia dice que Lula recibió en forma indebida cerca de 1,2 millón de dólares por parte de la empresa constructora OAS, procesada en el caso Petrobras.

La fiscalía le atribuyó a Lula un departamento en el balneario de Guarujá propiedad de OAS, que él niega, y un contrato con esa empresa para guardar los regalos presidenciales recibidos por el sindicalista durante su paso por el Palacio del Planalto, entre 2003 y 2010.

Embed
"El juicio de admisión de la denuncia no significa un juicio de conclusiones sobre la presencia de responsabilidad criminal. El proceso es una oportunidad para presentar pruebas y el derecho de defensa", dijo el juez Moro.

Esta es la segunda denuncia aceptada por la justicia contra Lula, ya que hay otra en trámite en Brasilia, donde un magistrado lo investiga por obstruir a la justicia en base a la declaración del condenado senador Delcidio Amaral.