Cuesta casi 5 mil dólares más que en Chile, y supera también los precios de Brasil, Uruguay, Estados Unidos o España. El atraso cambiario y una presión impositiva del 55% explican el costo local elevado.
La Argentina es un país caro en dólares y el sector automotor no es la excepción. Si se toman como referencia los precios de los 0 km de los países vecinos o de América del Norte o de Europa, queda claro que los consumidores argentinos son castigados por tener que enfrentar los valores más altos para comprar un vehículo.

Así lo informa este miércoles Ámbito Financiero, que toma como como parámetro los dólares que se necesitan para comprar el 0 km más económico en cualquiera de esos mercados. En esa comparación, el país también encabeza el ranking.
Embed
Mientras que un comprador local requiere más de u$s12.000 para adquirir el vehículo más barato que se comercializa hoy, del otro lado de la Cordillera, en Chile, el desembolso se reduce a poco más de u$s7.400. Entre estos dos valores se ubican Brasil, Uruguay, Estados Unidos y España.
Incluso en este último país se puede conseguir modelos como el Renault Twizy a valores similares al precio más bajo de Chile, pero se trata de un vehículo biplaza y no de cuatro plazas como el Chery IQ. En Estados Unidos, por menos dólares de lo que cuesta el auto más accesible del mercado argentino se accede a un modelo de un segmento superior y con mayor equipamiento.
Embed
Esto se produce incluso con los precios de los 0 km argentinos "planchados" por el freno de las ventas tras la devaluación de diciembre pasado. En otro contexto, el valor de los autos en dólares sería superior.

Una explicación de este costo argentino medido en moneda estadounidense es el atraso cambiario. Pero el peso más importante del encarecimiento de los vehículos locales es la presión impositiva.

Según la entidad que agrupa a las fábricas argentinas (ADEFA), el 55% del precio de un auto son impuestos. De esta manera, el Estado es un socio mayoritario del negocio automotor en forma compulsiva. En Brasil, la carga fiscal es de 30%, en España del 17% y en Estados Unidos del 7,5%.