Una empresa de California promete el mejor producto en el menor tiempo posible y casi sin la intervención de seres humanos en la preparación de la comida.
Un start-up de Silicon Valley, la Meca geek de California, Estados Unidos, promete entregar a sus clientes pizzas ricas y recién hechas en el mejor tiempo posible gracias a su línea de producción íntegramente robotizada.

Parece una fábrica de autopartes, limpia y llena de engranajes, pero Zume Pizzas es, como su nombre lo indica, una pizzería de alta tecnología que promete ahorrar en sueldos e invertir en ingredientes para hacer la mejor pizza, informó el sitio Telegraph.

El secreto para lograrlo es que una vez que el maestro pizzero pone la masa en la línea de producción hay un grupo de robots que se encargan de poner y esparcir la salsa de tomate, agregar otros ingredientes y meter la pizza en uno de los 56 hornos con los que cuentan.

Pepe pone la salsa en la pizza, Marta la reparte y Bruno la lleva al horno. El proceso tarda unos 25 minutos y después es cuestión de meter los pedidos en un camión repartidor, explicó Julia Collins, la creadora de Zume Pizza, al sitio Tech Crunch.

Eventualmente, el objetivo de Collins es que cada camión transportador de pizza sea como un horno itinerante que se encargue de cocinar la comida durante el proceso de la entrega, lo que llevaría a un nuevo nivel la frase "de nuestro horno a su mesa".

Collins explicó que los robots no reemplazarán a los empleados de una planta tradicional porque aún tiene un maestro pizzero que diseña las pizzas y un chofer para los camiones (aunque ya existen autos que se manejan solos).