En 2003, el ex campeón de peso Pesado tomó una polémica decisión: se tatuó un enorme tribal del lado derecho de su cara. Hoy, a los 50 años, lejos de arrepentirse se muestra muy orgulloso de haberlo hecho y hasta manifestó su intención de registrarlo.
"Muchas cosas me ocurrieron gracias a este tatuaje, muchas cosas buenas. De hecho, muchos jóvenes atletas se me acercan y me dicen que ahora ese tipo de tribales en la cara se llama 'el Mike Tyson'. Es por ello que la gente debería poder registrar sus tatuajes", manifestó el ex boxeador en una entrevista a Sports Illustrated.

Los tatuajes tribales faciales son tradicionales de los maoríes en Nueva Zelanda. Su nombre originario es "moko" y sirven para representar lo que cada persona hace por su tribu y su familia. Sin embargo, difícilmente tomen como positivo el de Mike Tyson, ya que consideran una falta de respeto que alguien que no tenga su descendencia se los haga.