The Washington Post denunció una supuesta maniobra fraudulenta orquestada por la fundación del candidato republicano que la ex primera dama y ahora candidata presidencial aprovechó para cargar contra su contrincante.
A menos de dos meses de que se celebren las elecciones presidenciales en Estados Unidos los candidatos presidenciales Hillary Clinton (Partido Demócrata) y Donald Trump (Partido Republicano) se tiran con munición gruesa. Ahora, Clinton aprovechó el estallido de un nuevo escándalo que envuelve a su contendiente republicano y el manejo de los fondos de la Fundación para intentar minar su popularidad. En ese camino, Havi Schanz, un artista plástico argentino quedó de manera involuntaria en el medio de la disputa.

Es que The Washington Post reveló días atrás que Trump habría echado mano de los fondos de la Fundación que lleva su nombre para solventar hacer frente a gastos personales. Según la denuncia de ese prestigioso medio estadounidense, el candidato republicano habría desviado fondos de su fundación, fondos aportados por donantes privados a fin de que se utilicen en obras de beneficencia, para arreglos extrajudiciales en distintas demandas legales presentadas en su contra.

"Donal Trump gastó más de un cuarto de millón de dólares de su Fundación para arreglos extrajudiciales que involucran a sus distintas empresas. Así se desprende de los testimonios y documentos legales a los que tuvo acceso este medio" denunció The Washington Post.

De acuerdo con el matutino está acreditado que en cuatro oportunidades Trump echó mano para beneficio personal de 258 mil dólares destinados a la beneficencia lo que implicaría una violación a la ley que impide el "self-dealing" que prohíbe que particulares se beneficien de sus organizaciones sin fines de lucro.

Embed
Por caso, en 2007 el Trump's Mar-a-Lago Club fue multado por el condado de Palm Beach, Estado de Florida, a pagar 120 mil dólares. Las partes alcanzaron un acuerdo extrajudicial por el cual el resort de Trump se comprometía a realizar una donación por 100 mil dólares a una entidad de veteranos de guerra a cambio de la extinción de la demanda. El dinero llegó, aunque no prevenía ni de las arcas de Trump ni de su resort. El cheque enviado provenía de la Donald J. Trump Foundation, que recauda dinero de terceros.

Otro caso de irregularidades en el manejo de los fondos de la Fundación involucra al artista plástico argentino Havi Schanz, radicado desde 2005 en Miami.

En 2014 durante una cena de gala celebrada en el Mar-a-Lago se realizó una subasta de obras de arte. Allí Trump compró por 10 mil dólares un retrato suyo. El dinero provino otra vez de la Trump Foundation.

El retrato, comprado con fondos que debían tener como destino obras de beneficencia, cuelga hoy de una de las paredes del exclusivo resort.

Embed