El gobernador de Carolina del Norte declaró el estado de emergencia en Charlotte este miércoles tras la segunda noche de enfrentamientos en la ciudad, desatados tras la muerte de un hombre negro a manos de la policía.

"He declarado el estado de emergencia e iniciado esfuerzos para desplegar la Guardia Nacional y la Patrulla de Caminos para asistir a la policía local en Charlotte", escribió el gobernador Pat McCrory en Twitter.

Embed

Un manifestante fue gravemente herido de bala y se encuentra con respiración asistida tras un choque "entre civiles", según dijo la Alcaldía en Twitter, que añadió que la policía "no abrió fuego".

Embed

Todo comenzó cuando una manifestación pacífica, organizada contra los abusos policiales, se desbordó con actos de violencia. Centenares de manifestantes empezaron a romper ventanales y lanzar proyectiles contra las fuerzas del orden, que respondieron con bombas de gas lacrimógeno, según un periodista de la AFP.


Los manifestantes están convencidos de que Keith Lamont Scott, un hombre negro de 43 años, abatido el martes por disparos de la policía, fue víctima de un flagrante error.