El titular de la Policía Local, Andrés Delicia, fue desplazado del cargo tras la divulgación de un audio en el que se insta a los policías a "pagar 100 pesos" para poder manejar un patrullero. En abril se supo que los aspirantes a ingresar a la fuerza estudian en condiciones de hacinamiento.
Otro escándalo salpica a la Policía de Quilmes luego de que apareciera un audio donde se escucha a un jefe policía pidiéndole dinero a un subordinado para poder manejar un patrullero.

En el audio (difundido por el portal El Termómetro) se escucha una conversación entre una oficial de la Policía Local y el presunto encargado del taller de los móviles de la fuerza, que le pide plata para continuar patrullando.

"Se está diciendo que para usar los móviles hay que poner plata", pregunta la agente, a lo que su superior le responde: "Si, 100 pesos de mantención nada más".

Audio_Relevan_a_jefe_de_la_Polic_a_de_Quilmes_por_.mp3
Ante este pedido, la uniformada le cuestiona: "La orden quien la da". Y él le contesta: "No nadie, que se pongan las pilas porque si no ponemos otro chofer que quiera aportar, porque los móviles tienen que salir a laburar".

Durante la charla, el encargado del taller explica que el ministerio "no baja la plata" por lo que "esto tiene que ser todo municipal". "Los que están arriba del móvil tienen un privilegio, son 50 pesos cada uno", argumentó.

Tras la divulgación del audio, el titular de la Policía Local de Quilmes, Andrés Delicia, fue desplazado del cargo.

Embed
El propio Delicia, en su cuenta personal de Facebook, comunicó que "por disposición de la superioridad y por un simple audio, se ha dispuesto MI RELEVO como jefe de la Policía Local Quilmes", lo que consideró "una injusticia". También, en el mensaje, agradeció "a los vecinos que me acompañaron con estos seis meses de gestión y al personal policial".

El releveo del jefe policial ocurre luego de que se supiera que los aspirantes de la Policía de Quilmes estudian hacinados y en el piso.

El intendente Martiniano Molina (Cambiemos) no renovó el contrato con la empresa que les alquilaba el predio donde funcionaba la academia y la mudó a un edificio en desuso de la Fuerza Aérea. Denuncian que el lugar viola todas las normas.