El PBI se contrajo en el segundo trimestre un 3,4% en comparación con el mismo período del año pasado. De esta manera el INDEC lleva contabilizados tres trimestres consecutivos con cifras negativas. Además la economía argentina acumula una caída del 1,7% en el primer semestre.
El Producto Bruto Interno (PBI) de la Argentina cayó un 2,1% en el segundo trimestre del 2016 en la medición desestacionalizada frente al primer trimestre del año, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), por lo que se profundiza la recesión de la economía dado que se contabilizan tres trimestres consecutivos con cifras negativas.

En la comparación con el segundo trimestre del año pasado -medida con estacionalidad-, el PBI cayó un 3,4%.

De esta manera, la economía argentina acumuló una contracción del 1,7% en el primer semestre en comparación con igual período de 2015.

De acuerdo con las proyecciones fijadas en el proyecto de Ley de Presupuesto 2017, el Gobierno nacional espera un retroceso de 1,5 por ciento del PBI en 2016, mientras calculó un alza de 3,5 por ciento para el año próximo.

En este contexto, la inversión en el segundo trimestre exhibió una disminución de 4,9 por ciento, que se suma a la baja de 3,3 por ciento que se había observado entre enero/marzo.

El desplome de la inversión se verificó con mayor fuerza en el sector de la construcción que acusó una caída del orden del 15 por ciento.

La oferta global tuvo una baja interanual de 1,2 por ciento en el segundo trimestre, tras una suba de 0,4 por ciento en el primero.

La demanda global también cayó un 1,2 por cierno, tras una alza de 2,7 por ciento del primer período del año.

En el desagregado por sectores el INDEC indicó que la agricultura y ganadería retrocedió 7,9 por ciento, pesca 15,7 por ciento, minas y canteras 5,5 por ciento, industria manufacturera 7,9 por ciento, la construcción 10,2 por ciento, comercio 2,1 por ciento, intermediación financiera 5,7 por ciento e inmobiliarias 0,9 por ciento.

En cambio, hubo crecimientos en sector electricidad, gas y agua que aumentó 4,1 por ciento, restaurantes y hoteles 3,1 por ciento, transporte, almacenamiento y comunicaciones 1,2 por ciento, administración pública 2,8 por ciento, enseñanza 1,7 por ciento y servicios sociales y de salud 3,3 por ciento.