Ante la atenta mirada de algunos curiosos y la sorpresa de la mayoría de las personas que transitaban la Plaza de los Dos Congresos, un grupo de jóvenes recorrió algunas calles de la zona de Balvanera sin nada de ropa.
¿El propósito? "Promover la tolerancia, la aceptación de su libertad y sus derechos", bajo el lema "Aceptémonos / Ponete mis tetas". "Esta es una campaña de aceptación, de aceptarse a uno mismo y al otro; de aceptar y proponer una realidad diferente", explicó Paula Brindisi, unas de las promotoras de la iniciativa que lleva adelante la organización Urbanudismo.

Pasadas las 10 del miércoles, cuatro mujeres de la organización se desnudaron en la Plaza de los Dos Congresos y recorrieron una cuadra hasta donde se encuentran las paradas de los colectivos, en la vereda frente al Congreso Nacional.

"Está mal visto ver a una mujer en pechos, pero si lo hace un hombre nadie se sorprende", afirmó Brindisi, y explicó que esta campaña busca "ampliar las ideas de tolerancia y libertad".

"Hemos iniciado una serie de actividades públicas y privadas para exteriorizar nuestro derecho a ser dueños de nuestros cuerpos y nuestros pensamientos, reclamar ser aceptados, o solidarizarnos con aquellos a los que se les cercena esta posibilidad
", señaló Brindisi.

Y agregó: "Queremos promover la aceptación y el desnudo como algo natural y no como algo perverso o con fines sexuales".

Embed
Si bien la acción duró unos pocos minutos, se llevó la mirada de todas las personas que pasaban, aunque algunas se mostraron algo incómodas, como un hombre que esperaba sentado el colectivo y decidió levantarse e irse cuando una de las mujeres se le acercó.

Sin embargo, la mayoría de las personas se tomaron esta muestra como algo "natural", explicó una mujer identificada como Graciela, que esperaba junto a su marido Roberto "a que se hagan las 11 porque tenemos turno con el médico".

"Estábamos sentados y de repente vemos que las chicas se desnudaron y no entendíamos nada. Mi marido contento, después de 50 años de casados imaginate que encontrarnos con algo así nos causa simpatía", explicó la mujer de la localidad bonaerense de San Isidro.

"Estamos haciendo tiempo porque tengo que ir al médico, pero creo que ahora necesito ir ya", bromeó a su vez el hombre, de 72 años.

Mientras las chicas caminaban, algunos transeúntes incluso sacaron sus teléfonos celulares para tomarles fotografías, como Ramiro, motoquero de 37 años, que sorprendido señaló: "Es bueno que la gente haga lo que quiera. Esta es una de las pocas manifestaciones -ironizó- que no me molesta para nada".

Embed
Maria Rojas, de Alejandro Korn, vio toda la acción desde un banco mientras hacia tiempo para entrar a su trabajo.

"Me parece buenísimo que cada uno se acepte como es, y que se sienta libre de mostrar su cuerpo. Me parece un gran mensaje para todas las mujeres", señaló.

Sobre el final, dos efectivos de la policía Federal se acercaron a las chicas para pedirles que se vistieran y uno de ellos les dijo que "no es forma de manifestarse".


"Nos acercamos hasta acá porque hay mucha gente que se quejó y se sintió incomoda con esta situación", explicó el policía, que prefirió no decir su nombre.

Luego, cuatro agentes más llegaron el lugar y les tomaron los datos a las cuatro mujeres que realizaron el desnudo.

Urbanudismo es una organización que se pronuncia a favor de "la lactancia en público, la libertad para expresarse de distintas maneras, entre otras las del desnudo, y sobre todo el desnudo como intervención artística".

Esta organización ya realizó distintas intervenciones de estas características
y defiende la postura de respetar "aquellas expresiones que sin gustar a muchos no dañan ni ofenden".