Zhao Ziyi fue atada por primera vez en 2010 después de que por culpa de un trastorno mental y registrar fiebres altas golpeara a otras personas. "Ella es peligrosa para los demás y puede atacar a otros niños", explicaron los abuelos.

Una niña de ocho años de edad de la localidad de Luoyang, en la provincia China de Henan, ha estado atada durante seis años de su corta vida a un árbol cercano a su casa por sufrir una enfermedad mental, según informa The South China Morning Post. Los autores de la inhumana medida son sus abuelos.

Zhao Ziyi fue atada por primera vez en 2010 después de que por culpa de un trastorno mental y registrar fiebres altas golpeara a otras personas.

Embed

"Es peligrosa para los demás y puede atacar a otros niños así que tenemos que atarla", explicó, convencido de la idoneidad del 'castigo', el abuelo de Ziyi. Además, asegura que recurrieron a esta medida porque no tenían recursos para ingresar a la niña en un hospital que le ofreciera tratamiento.

La niña vive junto a dos hermanos más jóvenes y sanos y con sus abuelos. Tanto su padre como su madre son discapacitados. El paradero de su madre se desconoce. Su progenitor trabaja en una fábrica en otra ciudad.

Según las autoridades, debido a que la familia tenía bajos ingresos, se le proporcionó una asignación básica. Lamentan no haber impedido que Zhao haya vivido amarrada a un árbol.