El pequeño canino está muy tranquilo comiendo y los otros dos cachorros se le acercaban para quitarle su pedazo de carne. Él, que no le tiene miedo a nada, no paró de ladrarles y alejarlos.