Un hombre alcoholizado decidió pelearse con uno que no era de su tamaño. Tiró dos golpes al aire y recibió una piña terrible que lo dejó en el piso.