El hecho ocurrió en el aeropuerto londinense de Hearthrow. El menor junto con su familia, tenían que esperar tres horas para hacer una escala pero personal del lugar tampoco le acercó una silla de ruedas para que el niño pueda esperar el vuelo de forma más cómoda.
Napu, un nene con una enfermedad terminal, tuvo que permancer acostado en el piso del aeropuerto londinense de Heathrow "sin agua, mantas para taparse ni una silla de ruedas".

El niño se encontraba en el aeropuerto después de que su vuelo parasa en Londres para hacer escala, y el personal de la terminal no le prestó ningún tipo de atención, a pesar de su delicado estado de salud.

Sin una silla de ruedas en la que transportarse, sus padres tuvieron que permanecer con Napu, obligado a quedarse tumbado ante la imposibilidad de moverse debido al tubo de traqueostomía que le ayuda a respirar.

Embed

Una fundación polaca denunció la denigrante atención que recibieron Napu y su familia, después de que estos le contasen lo ocurrido en Heathrow.