El joven se acerca, mira para todos lados para ver si viene alguien y cuando cerciora que no hay nadie a sus alrededores rompe el vidrio trasero, agarra el bolso y se va como si nada hubiese pasado.