Joel Báez, el buscado como autor material del crimen de María Cecilia "Tati" Caviglia, cuyo cadáver calcinado fue hallado a la vera de la ruta 2 cerca de la localidad bonaerense de Dolores, se entregó en el aeropuerto de Ezeiza, tras bajarse de un avión procedente de Bolivia, informaron fuentes policiales.

Joel Báez, el sospechoso de ser el autor material del crimen de María Cecilia "Tati" Caviglia, cuyo cadáver calcinado fue hallado a la vera de la ruta 2 cerca de la localidad bonaerense de Dolores, se entregó a las autoridades en la noche de este viernes en el aeropuerto de Ezeiza, según informaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió luego de que el prófugo se bajara de un avión procedente de Bolivia. En la próximas horas será trasladado como detenido a la sede de la División Homicidios de la Policía Federal (PFA), situada en Chacabuco 465, del barrio porteño de Monserrat.

Embed


De esta manera ya son cuatro los detenidos por el caso. Días atrás fueron apresados los dos hijastros de Báez (29), identificados como el estudiante de enfermería Arturo Adrián Ramírez García (24) y el colectivero Juan David Ramírez García (22), y antes se había entregado Ezequiel Víctor Blanco (28), empleado de la víctima.

Baez y Blanco quedaron detenidos e imputados del delito de "homicidio criminis causa" de Tati Caviglia, dueña de "La Casa de Tati", un hostel ubicado en avenida Independencia 1636 de San Cristóbal, que también funcionaba como salón de baile de tango.

Embed

En tanto, los hermanos García continuaban en prisión pero bajo el cargo de "encubrimiento agravado", ya que los investigadores están convencidos de que pintaron de negro un taxi Chevrolet Aveo que solía manejar Báez y que puede ser el vehículo que usó para llevar la valija con el cadáver hasta el kilómetro 222 de la ruta 2 en Dolores donde apareció calcinado.

Los cuatro quedaron a disposición del juez de instrucción 11 de la Capital Federal, Pablo Ormaechea, y la fiscal Ana Yacobucci, a cargo de la investigación de este crimen.

Embed

La desaparición de Caviglia (50), conocida en el ámbito del tango y las milongas porteñas, se produjo la noche del 25 de agosto y fue denunciada al dí­a siguiente por una amiga que estaba preocupada porque la ví­ctima se habí­a ausentado, igual que su empleado Blanco, y no se conectaba al Whatsapp.