El atacante se hizo cargo de sus actos y la Justicia lo condenó a estar encerrado en un centro de salud mental "hasta que sea seguro que vuelva a vivir en sociedad".
Una mujer de Derby, en el Reino Unido, se salvó de ser violada porque le mordió la lengua al atacante. Una vez que logró librarse de su atacante, la joven denunció el caso y capturaron al hombre.

El hombre tenía a la mujer contra el suelo y la arrastró hacia unos arbustos cuando de repente se le ocurrió besarla. "Pensé que si lo lastimaba me iba a dejar ir, así que le mordí la lengua lo más fuerte que pude y él gritó y dio un salto para atrás. Entonces me pude parar", relató la víctima.

En un primer momento, el juez de turno determinó que Joshua Potts, de 22 años, no podía ser responsable de sus actos porque sufre esquizofrenia paranoica, autismo y "alucinaciones sonoras", informó el sitio The Sun.

Sin embargo, un jurado confirmó que Potts efectivamente atacó, abusó sexualmente e intentó violar a una joven veinteañera cerca del campus de la Universidad de Derby.

La Policía de Derby dio con el muchacho porque aparecía caminando justo detrás de su víctima en las grabaciones de seguridad del campus.

El hombre fue arrestado y en la grabación de su detención se lo puede escuchar decir "sé lo que hice y voy a ir a la cárcel".

La Corte de Derby condenó a Potts a permanecer encerrado en un instituto de salud mental hasta que "sea seguro" que se reincorpore a la vida en sociedad después de que intentara violar a una mujer.