Una joven confiesa ante la cámara que su pareja le había sido infiel y se propone dejar grabada su reacción ante el engaño. Armada con una pistola taser, la chica irrumpe en un departamento donde él estaba con otra y ocurre lo peor.
Novia venganza
La joven, angustiada pero con mucho enojo en su voz, cuanta que su novio la engaña y que está a punto de grabar su cruel venganza.

Decidida y con una taser rosa, un arma eléctrica que él mismo le había regalado para la Navidad, entra en un departamento donde su novio se encuentra con otra mujer y, sin mediar palabra, descarga su ira en la zona genital del joven.

Si bien las imágenes comenzaron a viralzarse, no son pocos los usuarios que creen que todo se trata de una farsa. Algunos cabos sueltos, por ejemplo la frialdad de ella para grabar todo, la presencia de alguien más sosteniendo la cámara, y la situación en que su novio se encuentra cuando ella entra, hacen dudar. ¿Una venganza real o una puesta en escena?