Será crítico en cuanto al tipo de cambio, el bajo nivel de superávit comercial y el déficit fiscal, pero ponderará el rumbo general y los cambios en el INDEC.

El FMI volverá a la Argentina con críticas por el déficit fiscal, la alta inflación, el bajo nivel de superávit comercial y observaciones severas por el tipo de cambio retrasado. Serán críticas positivas y advertencias a cuestiones puntuales harán que hacia diciembre el organismo apruebe en sus generalidades el "artículo IV".

Los inspectores del organismo enviados a Buenos Aires, terminarán su tarea esta semana con la llegada al país del director gerente para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner. Según Ámbito Financiero, el cierre de las negociaciones se hará directamente con el mexicano de origen argentino, quien ya envió señales a sus viejos conocidos (al menos tres) del Gobierno argentino, para que se sepa que la intención, al menos política, de Christine Lagarde y el resto del directorio del Fondo, es apoyar al Gobierno de Mauricio Macri.

Embed


Hasta ahora, la misión ya se reunió con el ministro Alfonso Prat Gay y Pedro Lacoste en el Ministerio de Hacienda, con el presidente Federico Sturzenegger, Andrés Neumeyer (gerente general de investigaciones) y Agustín Collazo (jefe de la mesa de dinero) del Banco Central, con el titular del INDEC Jorge Todesca (volverán a encontrarse esta semana), con el diputado nacional del PRO Luciano Laspina (presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara Baja) y con la cúpula de la Unión Industrial Argentina.

Desde hoy visitarán a los ministros de Interior Rogelio Frigerio; de Desarrollo Social Carolina Stanley; con el vicejefe de Gabinete, Gustavo Lopetegui; además de otra ronda con varios funcionarios del ministerio de Hacienda y el BCRA.