Antonio Palocci fue apresado en San Pablo, luego de que este viernes también cayera el ex titular de Hacienda, Guido Mantega. Está acusado de mediar en contratos entre Petrobras y empresas privadas.
Palocci fue uno de los ministros más influyentes de los ex presidentes brasileños Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, pero con ambos debió dimitir por sospechas de corrupción.

Diez años después de su primera renuncia y cinco años después de la segunda, Palocci fue detenido en San Pablo por la Policía Federal, sospechado de haber mediado contratos amañados entre empresas privadas y la estatal Petrobras, centro del mayor escándalo de corrupción que se recuerde en Brasil.

En 2011, cuando dejó el cargo de ministro de la Presidencia en el Gobierno de Rousseff, Palocci ya estaba acorralado por sospechas de enriquecimiento ilícito, fundamentadas en su propia declaración de patrimonio, multiplicado por veinte entre 2006 y 2010.

La detención de Palocci se da luego de la de Guido Mantega, quien fuera el poderoso ministro de Hacienda brasileño entre 2006 y 2015.

Mantega fue detenido en un hospital de San Pablo, donde estaba acompañando a su mujer durante una intervención quirúrgica, en el marco de una nueva fase de la operación encargada de investigar la corrupción en la petrolera estatal.