El delantero de Boca, Darío Benedetto, tuvo este domingo una actuación descollante frente a Quilmes en la que anotó tres goles y dio una lujosa asistencia para el tanto restante de Ricardo Centurión. Y varios recordaron un episodio entre semana que tendría mucho que ver con esta "explosión" del delantero.
El último miércoles, tras la conferencia de prensa en Casa Amarilla, el ex jugador de Arsenal fue abordado por dos señoras que le obsequiaron un trébol de cuatro hojas para que pueda por fin romper la malaria, tras una floja labor frente a Godoy Cruz.

Una de ellas es Susana Troilo, quien en diálogo con Radio 10 explicó el porqué de su aparición: "Fui el miércoles al entrenamiento después de que erró dos goles hechos para cortar el maleficio. Me dijo que se lo iba a poner en el botín, y bueno, le dio suerte".

"En mi casa no tengo tantos, así que voy al costado de la autopista en Ezeiza a buscar, el otro día junté 96. Los reparto para que la gente tenga suerte, hace años que lo hago",
agregó la señora.

Sorpresivamente, Troilo aseguró que también le supo entregar tréboles al mismísimo Martín Palermo durante su etapa como jugador del Xeneize. "A Palermo le di uno de cuatro y otro de cinco y el me dio su remera de entrenamiento", contó.