La enfermedad podría convertirse en 2050 en una "epidemia global", debido a la longevidad y crecimiento exponencial de la población