¿Qué mejor manera que callar los murmullos tras una fallida participación ante Godoy Cruz que haciendo tres goles? Habrá que preguntarle a Darío Benedetto qué fue lo que sintió este domingo, día en el que tocó el cielo con las manos con una actuación consagratoria en la goleada de Boca ante Quilmes.

BENEDETTO SEGUNDO GOL LE PEGA DESDE LA CASA
Con tres tantos y una asistencia de lujo para el restante de Ricardo Centurión, el ex jugador de Arsenal se ocupó así de silenciar las críticas que lo pusieron tanto a él como a la dirigencia en el ojo de la tormenta, ya que su labor frente a Godoy Cruz había sido muy pobre e incluso había errado dos goles "hechos".

El jugador de 26 años llegó a Boca a mitad de año a cambio de 5.5 millones de dólares y la cantidad de dinero desembolsada era la principal preocupación de los hinchas, que no veían en Benedetto una arma fuerte de ataque. Hasta este domingo.

Hasta el domingo, en el que el delantero revirtió su reputación y mejoró ciento por ciento sus estadísticas. A la hora de los fríos números, Benedetto anotó tres goles (todos frente al Tomba) sobre 11 oportunidades de gol que tuvo. ¿El resto? Cinco tiros desviados y otros tres rechazados por el arquero.

Además, según las estadísticas de Data Factory, recibió nueve faltas, tuvo tres fueras de juego y una asistencia, precisamente la que le permitió a Centurión convertir el tanto restante ante los mendocinos.

benedetto-estadisticas.jpg
En este sementre, por Copa Argentina, hay que sumar una participación del delantero en el último triunfo frente a Santamarina de Tandil por 2 a 1, en el que también se anotó en el marcador.

Boca 2 - Santamarina 1 - Copa Argentina