En un giro de una historia que bien podría ser tomada de una película, un hombre confesó en la corte un asesinato por el que había sido condenado su hermano gemelo.
Karl Smith, de 38 años, estaba en el estrado de los testigos en el edificio de la Corte Penal Leighton en Chicago cuando testificó que él era el hombre armado en un tiroteo en 2003 que dejó a un muerto y otro herido, según informó el diario The Chicago Tribune.

En 2005, su hermano Kevin Dugar fue condenado por el tiroteo a 54 años de prisión
, según el Departamento de Correcciones de Illinois.

En aquella ocasión, un hombre armado abrió fuego contra tres personas cerca de Sheridan Road y la calle Argyle en el vecindario de Uptown, en marzo de 2003, lo que provocó la muerte de Antwan Carter y dejó herido a Ronnie Bolden.

Después de ese hecho, Bolden identificó a Dugar en una serie de fotos que no incluía a Smith, de acuerdo con la petición del Dugar.

Smith, quien adoptó el apellido de soltera de su madre, dijo que no se entregó porque pensaba que su hermano sería absuelto, e incluso asistió al menos una vez a la corte durante el juicio de Dugar.

Smith también cumple una condena de 99 años de prisión por una invasión de hogar y robo a mano armada ocurrida en el 2007
, en el que un niño de 6 años de edad recibió un disparo en la cabeza. El Chicago Tribune reportó que no había confesado el crimen hasta que le escribió a su hermano una carta en 2013. Dugar respondió pidiéndole a Smith que se pusiera en contacto con sus abogados, según el Tribune.

Los fiscales le preguntaron a Smith por su motivación para la confesión, y le dijo al juez que lo hizo después de que un tribunal confirmara su condena
por intento de asesinato en el caso de 2007.