Un joven chino pagó demasiado caro por una broma que le intentó hacer a su amigo. Estaba todo preparado: esperó a la víctima que se diera vuelta, puso una pala en el piso, apuntó y pisó fuerte. Pero el final no fue el esperado. Ahora lo pensará dos veces antes de volver a hacer algún chiste.



chino broma