La desolación volvió a golpear al humilde barrio de Villa Elvira. En apenas 10 meses, cuatro amigos decidieron quitarse la vida. Se trata de chicos que se criaron en la total desprotección; alejados de las escuelas y en contacto con las drogas. "No tenían esperanzas", relatan los vecinos.

El hallazgo de un joven que se ahorcó en una humilde zona del barrio de Villa Elvira mantiene a todos los vecinos en alerta. La dramática historia se trata que cuatro amigos de toda la vida se quitaron la vida en menos de un año y de la misma manera. Desde las entrañas de ese barrio aseguran que todos eran jóvenes con problemas familiares, que sufrieron violencia física y se sentían desesperanzados. La muerte de Gustavo, Cristian, Leandro y Owen conmocionó a toda la ciudad y encendió la alarma: no se sabe por qué lo hicieron, pero sus vecinos salieron a contar el grado de vulnerabilidad absoluta con el que se criaron.

"Acá los pibes están muy expuestos. La mayoría no estudia ni trabaja; están todo el día en la calle, en un contexto muy vulnerable". Así, Sergio Zapata, un pastor de una iglesia evangélica que hace 22 años está ubicada en Villa Elvira, describió el escenario en el que se desató la dramática serie de suicidios de los chicos.

Una mujer de la misma zona que realiza tareas sociales en el barrio y mantiene contacto con las familias, también contó la desoladora situación que atraviesan muchos chicos de esa zona: "Abandonan prematuramente la escuela; se crían solos; la figura paterna prácticamente no existe. Las madres salen a trabajar y los chicos, desde muy pequeños, quedan en la calle", dijo en diálogo con el portal El Día.

"Acá los pibes están muy expuestos. La mayoría no estudia ni trabaja; están todo el día en la calle"

Tras contactar a las familias del lugar y hablar con otros chicos que padecen las mismas problemáticas sociales, la trabajadora social asegura muchos jóvenes de Villa Elvira sienten depresión por la falta de proyectos y sufren día a día problemas de violencia física entre ellos, situaciones conflictivas con los padres, prostitución y abuso infantil.

"Cuando les preguntamos cuáles creían ellos que eran las causas de los suicidios, dijeron que era porque no tenían nada para hacer, porque no veían futuro, no tenían esperanza", explicó una mujer, que prefirió no ser identificada por temor a reprimendas.

Embed
La novia de Gustavo, el primero de los amigos que tomó la decisión de terminar con su vida, recordó el episodio y señaló: "Nadie sabe por qué lo hizo. Era un pibe bueno; si tenía que trabajar, trabajaba. Consumía, sí... Faso y merca... Yo creo que no era él cuando se ahorcó... Y por ahí hubo algo raro, aunque le tenía miedo a esas cosas como las brujerías o los ritos umbandas".

Según los datos oficiales del ministerio de Salud de la Nación, los suicidios se registran en una tasa de 7.2 cada 100 mil habitantes. El pico más alto se da entre los 12 y los 25 años.

Desde septiembre de 2015, la comisaría octava de Villa Elvira registró diez casos. Son suicidios de jóvenes de entre apenas 15 y 24 años. El último episodio abrió aún más la herida de un barrio desprotegido, donde los más pequeños quedan expuestos a la calle, la marginalidad total, la droga y pierden todo tipo de esperanza.