Cortarse con papel es una de las heridas más dolorosas que existen y si bien no se pueden hacer experimentos con voluntarios que decidan hacerlo, expertos, con conocimientos que ya tiene la ciencia, decidieron explicar a qué se debe.

"Es una cuestión de anatomía", asegura Hayley Goldbach, médico residente en Dermatología en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), según informa la BBC.

Hay muchos más receptores de dolor en la yema de los dedos, que es el lugar predilecto para cortarse con papel, que casi en cualquier otra parte del cuerpo.

Por este motivo la cortadura de papel en el brazo, el muslo o el tobillo, si bien podría ser molesta, sería más trivial que la que se puede producir en un dedo.

Embed
¿Por qué hay tantas terminaciones nerviosas en los dedos? Goldbach comenta que se debe a un tema evolutivo: "Con las yemas de los dedos exploramos el mundo y hacemos pequeñas tareas delicadas. Por lo tanto, tiene sentido que tengamos una gran cantidad de terminaciones nerviosas ahí. Es una especie de mecanismo de seguridad".

Pero no es el único motivo por el cual cortarse con papel es tan doloroso. Se debe también, a que si se lo observa de cerca la textura del papel luce como la de una sierra. Esto hace que el papel, cuando corta la piel, la rasgan y desgarran.

Además, también son profundas. "Son lo suficientemente profundas como para penetrar más allá de la capa superior de la piel, de lo contrario no harían daño. La capa superior de la piel no tiene terminaciones nerviosas", dice Goldbach según informa el medio británico.