El INDEC dará a conocer mañana el nuevo índice de la pobreza discontinuado desde 2013. Sin embargo la metodología utilizada por el organismo que conduce Jorge Todesca ya genera polémica y aseguran que está orientada a reforzar "el discurso oficial sobre la pesada herencia".
Diversos especialistas advirtieron este martes que el Gobierno nacional alteró la medición de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) y la Total (CBT) para exponer públicamente que la "pesada herencia" que dejó el kirchnerismo incluye a casi 30% de la población, unos 13 millones de argentinos, sumergidos en la pobreza.

"Los indicios marcan que el valor de la nueva CBT es entre el 20% y el 30% superior al valor de la CBT tradicional -con precios tomados del IPC-GBA-, lo que se traducirá en un impacto de entre 6 y 10 puntos porcentuales mayor en la incidencia de la pobreza", alertó el sociólogo Diego Born, especialista en analizar datos de condiciones de vida. "Con esto, es probable que el porcentaje de personas pobres que el INDEC informe (el miércoles 28/09) ascienda a cerca del 30%", agregó a ámbito.com.

Según Born, la inminente divulgación pública de la pobreza por ingresos correspondiente al segundo trimestre de 2016 luego de estos cambios es inconcebible debido a que hubiese sido necesario previamente a la difusión una explicación de los cambios en el cálculo de las canastas -publicadas el jueves pasado-, con lo que intuye una intención política por detrás de este cambio en las sombras. "Ese 30% parece ser un 'número mágico' al cual las mediciones de pobreza en la Argentina actual deben llegar, sin que parezca importar demasiado cómo ni mirando qué, por derecha, por izquierda, por arriba o por debajo", reflexionó el sociólogo.

"Este es el número que el Observatorio de la Deuda Social de la UCA ha logrado imponer, que (Mauricio) Macri -y algunos opositores de renombre- han hecho suyo en declaraciones pre y pos asunción, también al cual una reciente y novedosa metodología de pobreza multidimensional infantil ha arribado (por Unicef) y que a la vez se ubicaría apenas por debajo del valor que algún instituto pretendía imponer (utilizando esta misma metodología) hace poco tiempo atrás", completó.

Embed
Born cree que detrás de la difusión del nivel de pobreza hay una campaña mediática por imponer mediáticamente una sospechosa evolución de la pobreza en los últimos años. "Muy probablemente los medios de comunicación-en parte por ignorancia, conveniencia y/o alianza- lograrán imponer en los próximos meses que la pobreza a fines del kirchnerismo se ubicaba en valores cercanos (o incluso un poco más altos) a los de la segunda mitad de 2006, y que en los últimos meses ha aumentado debido a la 'herencia recibida'", afirmó el analista.

En la charla con ámbito.com, el investigador detalló los cambios metodológicos aplicados por el INDEC de Jorge Todesca, que consistieron en modificar la composición de la Canasta Básica Alimentaria para una familia tipo, integrada por dos adultos y dos niños. Lo mismo hizo días antes el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCi), de Isaac Rudnik y Marcelo Maqueda.

"La nueva CBA presenta algunas modificaciones metodológicas respecto de la utilizada hasta diciembre 2013", sostuvieron los estadistas Rudnik y Maqueda. "Hasta aquel momento se empleó una canasta que se obtuvo en 1987 conformada según la ENGHO (Encuesta de Gastos de los Hogares) de 1985. La nueva CBA responde a la última elaborada por INDEC en base a la ENGHO ´96. En cantidad de productos se pasa de una CBA de 50 a una de 57 unidades", revelaron los dos especialistas.

Según el ISEPCi, entre los productos agregados se destacan fiambres (paleta, salame), yogures, manteca, mayonesa, caldos concentrados, jugos concentrados, vino, cerveza, peras, menudencias (hígado), espinazo y pescado. Como contraparte, ya no forman parte de la canasta queso fresco, sal gruesa, te, porotos, cuadril y falda con hueso.

Embed
La segunda variación de las estadísticas oficiales se desprende de las cantidades alimentarias necesarias por adulto. El consumo de legumbres subió 823 gramos y el de frutas 930; en el rubro bebidas si bien se incorpora el vino y la cerveza hay una significativa reducción en la dieta: se pasó de una de 7.500 gramos a una menor de 4.530 gramos; aunque la cuota de carnes se mantiene igual -6.270 para un mes-, se incorporó el pescado; en los productos de almacén se detectaron aumentos en los gramajes: el pan subió 690 gramos, el arroz 570, los fideos 450, la leche 1.320 y el debutante yogurt unos 570 gramos en total.

Las dos entidades coinciden en que este sutil cambio en la composición de la CBA altera la cantidad de familias pobres. "Si se utiliza la misma metodología, la pobreza por ingreso a fines de 2015 era de alrededor de una tercera o una cuarta parte más baja que en 2006, y bastante menos que la mitad en 2003. Es decir, si con la metodología nueva la pobreza ahora rondará el 30%, eso quiere decir que en 2006 hubiese dado algo más de 35% y en 2003 valores cercanos al 60%", analizó Born.

El último dato no cuestionado del INDEC sobre pobreza por ingresos corresponde al segundo semestre de 2006, cuando aún no había sido intervenido por Guillermo Moreno. Ese número fue de 26,9%, o sea, casi 10 puntos menos que lo que daría de publicarse la estimación utilizando la nueva metodología.

La nueva CBA del INDEC difundida en septiembre llegó a $ 5.175,92. Los que en agosto anterior no llegaron a ese monto se los considera "indigentes". En tanto, la CBT, que comprende a todos los artículos indispensables para vivir, además de los alimentos, fue de $ 12.489,37. "Es decir, que aquellas familias que obtuvieron ingresos iguales o menores a dicha cifra, no alcanzaron a cubrir sus necesidades básicas de alimentación, vivienda, transporte, salud, educación y vestimenta y se encuentran en situación de pobreza", recordó el ISEPCi.

Embed
La consultora FIEL calculó para el mismo mes $ 11.329 para la CBT y $ 4.985 para la CBA.

El Instituto de Investigación mide su propia CBA junto al Centro de Investigaciones Participativas en Políticas Económicas y Sociales (CIPPES) y la organización Barrios de Pie. Desde hace cinco años lo bautizaron Índice Barrial de Precios. La CBA del IBP en agosto pasado fue de $ 4.566,05, unos $ 609,87 menos que la del INDEC. Mientras que la CBT elaborada por el IBP fue de $ 11.004,18, $ 1.485,19 más baja que la oficial. El IBP se construye con datos de siete provincias y 50 productos. "Las diferencias son atribuibles a los distintos productos considerados", remarcaron.

Con los nuevos números, se espera que el INDEC anuncie en las próximas horas un nivel de pobreza cercano al 34,5%, como dio el último dato del Observatorio de la UCA, lo que implica más de 13 millones de argentinos pobres, aunque Born afirma que si el ODSA "utilizara las canastas publicadas por el INDEC, el nivel de pobreza sobre su encuesta daría 45%, lo cual es absolutamente "inverosímil". Al cierre del 2013, cuando el gobierno de Cristina Kirchner discontinuó el índice la pobreza sólo afectaba a 4,7%. Las estimaciones privadas y centros de estudios hablaron de 20%.

Según Born, a fines de 2015, de acuerdo a la metodología y canastas tradicionales, la pobreza se ubicaba en torno al 20% y es de esperar que el deterioro del mercado de trabajo y de los ingresos reales de la población haya tenido cierto efecto, aunque el sociólogo estima que para el segundo trimestre de 2015 no debería ser superior a los 3 o 4 puntos. "Cualquier modificación legítima en un tema tan sensible requiere de muchísimas discusiones y debates, no sólo para buscar la mejor metodología sino también para comprender mejor qué es lo que la sociedad entiende por pobreza", añadió.

Rudnik y Maqueda consideraron que el sinceramiento de las estadísticas oficiales no debería ser un nuevo instrumento para reforzar el discurso de la 'pesada herencia', más allá de que las políticas kirchneristas nunca estuvieron destinadas a perforar los núcleos duros de pobreza e indigencia", y aseguraron que "por el contrario estos datos tendrían que ser la base para poner en funcionamiento políticas de empleo y formación, que apunten a multiplicar las fuentes de trabajo y los ingresos de los asalariados".