El pequeño animal estaba dando vueltas por la calle y el hombre, que asegura que es lo más valiente que hizo en su vida, se acercó, le pidió que por favor no lo ataque, y lo socorrió.