Los médicos del hospital en el que se encuentra internado Nicolás Pastraro informaron que el adolescente de 16 años sigue en "coma superficial". Este viernes fue atacado por tres compañeros en un baño.
Nicolás Pastraro, el estudiante de 16 años que terminó en coma tras ser atacado por otro cadete en el baño del Liceo Militar General San Martín, continúa internado en "coma superficial" y los médicos no descartan que quede con secuelas motoras o afasia.

La directora ejecutiva del Hospital Eva Perón de San Martín, Amelia Franchi, explicó que el adolescente sigue "en coma superficial" y los médicos ahora "están esperando que reaccione", lo que "puede demorar días", tras lo cual recién será posible "evaluar si hay secuelas".

"Está sin asistencia respiratoria mecánica y en observación, en espera que que vaya a despertando la conciencia, lo que puede tardar días", dijo.

"Como el trauma fue grave, los tejidos tardan en reaccionar y la espera no solo tiene que ver con si hay medicación o no, sino con que la conciencia empiece a despertar", agregó.

Respecto a los eventuales daños permanentes, la médica afirmó que "pueden quedar secuelas motoras o afasia, pero hasta que no reaccione del todo, no podemos tener secuelas probables".

En tanto, el ministro de Defensa, Julio Martínez, aseguró que la agresión sufrida por Nicolás "es un tema lamentable que nos tiene muy preocupados", por eso "el mismo Ejército hizo la denuncia" y la cartera está dispuesta a "llevar las investigaciones hasta las últimas consecuencias".

Por su parte, Roberto Pastraro, el padre de la víctima, consideró que el ataque fue "premeditado" y pidió que el joven de 19 años que agredió a su hijo en el baño sometiéndolo a torturas, sea juzgado y "cumpla lo que tiene que cumplir y no salga a la calle mañana como si nada", lo mismo que otros tres estudiantes involucrados en el episodio.