Rumeysa Gelgi mide 2,13 metros y es la adolescente más alta del mundo. Es de Safranbolu, una pequeña ciudad del norte de Turquía, tiene 19 años y siempre destacó entre todos sus amigos.
"Me di cuenta de mi estado de salud cuando tenía unos cinco o seis años. Empecé a preguntarme por qué los niños de mi edad me miraban diferente", contó en una entrevista al diario Daily Mail.

Rumeysa sufre una enfermedad rara llamada síndrome de Weaver y debido a eso ha experimentado un rápido crecimiento desde su nacimiento. Además del síndrome de Weaver, Rumeysa también sufre de escoliosis, una enfermedad que le provocó una curvatura en la columna vertebral.

Para la joven actividades como caminar o correr son casi imposibles debido a esta enfermedad. Rumeysa tiene serios problemas para mantenerse en pie y necesita la ayuda de sus padres
. Su madre, Safiye Gelgi, cuenta que al nacer ya sabía que no era un bebé normal.

Rumeysa consiguió el Record Guinness en 2014 como la adolescente más alta del mundo y asegura que ganar este título era uno de sus sueños. "Sé que sólo las personas especiales pueden hacerlo y que ahora soy uno de ellos".