En medio de una semana convulsionada, Carlos Tevez se hizo tiempo, en la previa del duelo ante Lanús por Copa Argentina, para encontrarse con Marcos Pared, un nene de 8 años que debía ser operado de la cabeza y al que le prometió hacer dos goles.
El encuentro se produjo en Casa Amarilla antes de que Boca viaje a Mar del Plata y fue documentado por la mamá de Matías, que subió las fotos a las redes sociales.

Embed
Lo cierto es que el Apache, fiel a su estilo, cumplió con su promesa, e hizo los dos goles en el posterior triunfo ante Lanús por penales. Además, anotó su remate en la definición desde los 12 pasos, por lo que los dos goles prometidos fueron consumados.