Jonathan Luna, quien se contactó con una nena de 12 años vía Facebook usando una identidad falsa para intentar abusarla y finalmente matarla, "vería con buenos ojos" que su situación procesal se resuelva bajo dicho sistema. Un fiscal denunció que los juicios por jurados "atrasan 160 años".

El único imputado por el asesinato de la menor de 12 años, Micaela Ortega, "vería con buenos ojos" solicitar a la Justicia que su situación procesal se resuelva bajo dicho sistema.

Esta decisión, indicaron a La Brújula 24, se basa en la gran cantidad de absoluciones que arrojaron este tipo de procesos desarrollados en la ciudad.

Al respecto, días atrás, el Fiscal General Juan Pablo Fernández se expresó en contra de esta modalidad y apuntó que "los juicios por jurados atrasan 160 años, porque si bien son constitucionales, fueron establecidos en 1853, cuando en el país no existían abogados".

Embed

La noche del 22 de abril, pocas horas antes de que Micaela abandonara su casa, se comunicó con una de sus amigas a través de Facebook y le pidió ir a su casa porque, contaba, se había peleado con su mamá.

Sin embargo, esa madrugada Mica entabló otra charla con una chica aparentemente de su misma edad pero que solo conocía por la red social: "Rochi de River" ,una de las cuentas que utilizaba Jonathan Luna.

Con diversos engaños,el asesino la convenció de que cambiara de planes y la invitó a irse con ella, para lo cual le manifestó que la iría a buscar su primo, que era el mismo Luna. Confiada, Micaela le dejó la carta a su mamá, tomó su mochila rosa con unas pocas pertenecías y se fue hasta la puerta de la escuela, el punto de encuentro previamente acordado.

Luna la guío como quedaría retratado en las imágenes de las cámaras de seguridad. La chiquita lo siguió creyendo inocentemente que ese hombre la llevaría al encuentro de su amiga. Pero el asesino ya tenía un plan en mente. La condujo hasta el monte de Cerri. Allí la intentó abusar, le robó y finalmente la asesinó asfixiándola con una remera.