La joven pasó 19 días en coma con el cuello roto y muerte cerebral los médicos estaban listos para darse por vencidos hasta que logró mandarles un mensaje de esperanza.
Sam Hemming, de 22 años, quedó en estado grave tras sufrir en la autopista M6 del Reino Unido el 20 de julio pasado y pasó 19 días en coma con el cuello roto y muerte cerebral hasta que los médicos decidieron desconectar su respirador artificial para dejarla ir.

La madre de Sam incluso sacó una foto del estado dramático de su hija como a manera de despedida, pero justo en ese momento la chica logró mandar un mensaje de esperanza: movió el dedo del pie, lo que incentió a los médicos a darle más tiempo, informó el sitio Daily Mail.

"Sammy no debería estar viva. Sufrió las peores lesiones que pueden ocurrir en un accidente de auto", explicó Carol, la madre de la estudiante de Credenhill, en Herefordshire.

La mujer explicó que toda la familia se reunió alrededor de su hija, se despidió de la chica y los médicos apagaron su respirador artificial, pero cuando Sam movió el dedo del pie retomaron el tratamiento con una traqueotomía y un coma inducido.

Apenas ocho semanas después del accidente en el que salió volando por el parabrisas del auto de su novio, la chica volvió a caminar y hasta hablar. Los médicos explicaron que, cuando una parte de su cerebro quedó lesionada por el golpe, otra zona que no se suele usar entró en funciones.

Sam logró sobrevivir a cuatro huesos rotos en el cuello y tres fracturas en el brazo que le valieron al menos tres operaciones.