El mandatario ecuatoriano recibió a Cristina Kirchner en la casa de gobierno en un encuentro que se prolongó por casi una hora y media. Cargó contra la "derecha conservadora" a la que acusó de perseguir a "líderes progresistas" como Lula, Dilma y Cristina.
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, calificó este jueves a Cristina Kirchner como "una mujer icónica para América latina", y consideró que la ex jefa de Estado es "víctima de la judicialización de la política", tras una reunión que mantuvieron en el Palacio de Carondelet, la sede del gobierno de esa nación andina, en Quito.

"Es un gran honor Ecuador recibir a una mujer icónica de América Latina como Cristina, víctima de esa judicialización de la política como Dilma (Rousseff) o como Lula (Da Silva) en Brasil. Esa es la nueva estrategia de la derecha para acabar con los líderes progresistas, pero no lo lograrán", afirmó Correa, según fuentes del gobierno ecuatoriano.

La ex mandataria y Correa compartieron un encuentro que duró más de 70 minutos, en el que coincidieron en destacar a Ecuador como un país que puede "continuar a nivel internacional la tarea de defensa de la reestructuración de deudas soberanas y en la lucha contra los fondos buitre y los paraísos fiscales".

Cristina-Correa.mp4
Asimismo, los dos dirigentes valoraron la importancia del Encuentro Latinoamericano Progresista (ELAP), que cuenta con la presencia de importantes líderes políticos regionales y de otras partes del mundo, y donde está previsto que la ex presidenta diserte.

Más temprano, Cristina recibió la medalla Manuela Sáenz, conocida en ese país como la "Libertadora del Libertador" Simón Bolívar, de manos de la presidenta de la Asamblea Nacional, Gabriela Rivadaneira.

Durante esa ceremonia, la ex mandataria acusó a la "derecha conservadora" de impulsar un proyecto de destitución durante su presidencia, y lo comparó con el proceso que, a fines de agosto, llevó adelante en Brasil la destitución de la presidenta Dilma Rousseff.