Un francés asegura que la compañía violó sus derechos y se rehusaron a devolverle su dinero. Por ese motivo decidió destruir iPhones, iPods Touch y MacBooks Air.