El joven cargó en sus brazos a la niña después de un bombardeo en la ciudad de Alepo, una de las más golpeadas por la escalada de violencia en ese país árabe.
La desesperación tras un bombardeo aereo ocurrido el jueves pasado en Idlib, a 65 kilómetros de Alepo, se convirtió en un atisbo de esperanza cuando un grupo de voluntarios de Defensa Civil de Siria encontró a una beba de un mes entre los escombros.

Uno de los voluntarios, Abu Kifah, cargó a la niña hasta la ambulancia para trasladarla a un hospital improvisado a unos pocos kilómetros. En las imágenes del episodio se puede ver al hombre emocionado hasta las lágrimas.

Voluntario sirio se emociona al rescatar a una niña

"Cuando la sostuve pensé en ella como si fuese mi propia hija. La llevé al hospital en mi regazo, junto a mi pecho, como si fuese mi propia hija", explicó el hombre según el sitio Orient News.

Al menos 11 personas murieron y otras 15 resultaron heridas durante el ataque que habría sido perpetrado por aviones rusos y aliados del presidente vitalicio sirio, Bashar al-Ásad.