Se trata del remisero Ricardo Sarmiento que está preso luego de atropellar y matar a un ex convicto en San Juan. El hombre justificó su accionar diciendo que le quería robar, pero según los testigos entre ambos había un conflicto personal al haber sido compañeros de prisión. "Este va a c..." habría dicho el remisero antes de atropellarlo.
Un remisero, identificado como Ricardo Sarmiento quedó preso, sospechado de matar a propósito al ex convicto Juan de Dios Muñoz (29). Es que uno de los testigos lo escuchó decir: 'Este va a ca...', antes de acelerar y atropellarlo, provocándole la muerte horas después en el hospital Rawson.

El hecho sucedió alrededor d las 5 de la mañana en San Juan a la salida de un boliche. Sarmiento arrastró casi 10 metros a Muñoz. El remisero, justificó su accionar diciendo que el joven tenía un arma y quería robarle, pero en el lugar no había ningún revólver y hay testigos que sostienen que el hombre había dicho "este va a c... fuego" antes de atropellarlo, por lo que creen que se trató de un acto premeditado.

Embed
Según supieron los investigadores, ambos se conocían y tenían conflictos personales. Sarmiento y Muñoz habían compartido calabozos en una causa por encubrir el robo de un compresor, sustraído con tres pares de zapatos de fútbol y un alargue de una casa del Lote Hogar 22, en Rawson, el 26 de abril del año pasado.

Ambos quedaron complicados porque la Policía los sorprendió momentos después cuando salían en el remis guiado por Sarmiento de la casa de los supuestos ladrones, de apellido Gamboa, vecinos del damnificado en el mismo Lote Hogar 22. Llevaban el compresor en el auto y a Muñoz, además, le incautaron de sus ropas un tubo azul con plantas de marihuana.

Ayer, el defensor de Sarmiento dijo a Diario Cuyo, que su cliente no quiso matar, sino huir del lugar cuando Muñoz insistía en subir y se le atravesó por delante cuando el chofer se negó a llevarlo.

También dijo, un poco justificando el accionar de su defendido, que desde que había salido de la cárcel, el fallecido 'lo volvía loco' con amenazas, incluso con armas.