Los cuidadores de un santuario en China mostraron con orgullo a la camada de 23 cachorros, pero uno de ellos se destacó por su torpeza (y un poco también por su ternura).
¿Qué es más tierno que una cría de panda gigante? Un cachorro de esa especie que todavía no sabe moverse solo ni calcular los espacios y termina de bruces en el piso durante su presentación en sociedad.

Tal fue el caso de uno de los 23 pandas que fueron presentados el jueves pasado en el santuario de Chengdú, en Sichuan, China, informó el sitio ABC.

Panda bebé cayó de cabeza al piso durante su presentación en público
Un panda bebé cayó de cabeza al piso durante su presentación en público
Los cachorros tenían entre 1 y 4 meses y parece que algunos de ellos aún no estaban del todo aclimatados a las cuestiones sociales, el ambiente y la vida en general, sobre todo en el caso de uno en particular.