El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, afirmó que el gobierno no prevé darle "nada" a la CGT, pues remarcó que Mauricio Macri gobierna "para más de 40 millones de argentinos", y no dio por cerradas las puertas de las conversaciones en trámite al expresar "nosotros no descartamos nada".
"En menos de dos semanas nos volveremos a juntar para dar una respuesta a la sociedad de temas que ellos (CGT) están planteando", expresó Frigerio en notas que concedió a los diarios La Nación y Perfil.

El ministro dijo que el gobierno tiene la vocación de brindar "toda la ayuda" que resulte posible "sobre todo para los sectores más vulnerables".

"Nosotros heredamos uno de los déficits fiscales más grandes de la historia. En consecuencia, tenemos que ser responsables, porque la inflación es producto de un gobierno que se manejó de manera muy irresponsable en el manejo de los recursos de la gente. Y no podemos repetir ese error", indicó.

Respecto de la posibilidad de otorgar un bono de fin de año y/o la eximición del pago del impuesto a las ganancias, señaló que el Ejecutivo está "tratando de encontrar una solución que dé una respuesta a los pedidos y que no desfinancie el Estado".

"Nos juntamos permanentemente (con los sindicalistas), tenemos un diálogo fluido, probablemente mucho más fluido de lo que lo tenían con el gobierno anterior; escuchamos también lo que ellos tienen para decir y para proponer. Entendemos que desde el Estado tenemos que dar una respuesta a estas cosas", recalcó.

Embed
Subrayó que del encuentro de la semana pasada, entre el gobierno y el triunvirato cegetista, surgió "la conformación de una mesa productiva en la cual se sienten el Estado, los representantes de los trabajadores y los representantes de las empresas para atender y resolver todos estos problemas".

Frigerio, en otro orden, manifestó que el índice del 32,2% que alcanzó la pobreza en el país "es el dato que manejábamos en medio de la campaña. Es dolorosa la realidad. Nadie puede estar ajeno a la lucha, al desafío de reducir drásticamente la pobreza".

Agregó que "es muy difícil de estimarlo con tanta precisión" si en lo que va de la gestión macrista se sumaron casi un millón y medio de pobres como lo reflejó el conocido trabajo del Observatorio Social de la Deuda, de la UCA, que el Gobierno siempre reivindicó.

"Lo que pasa es que el informe de la UCA, que es serio, no es una estadística pura. Sin embargo, frente al apagón estadístico, todos los argentinos tuvimos que echar mano a estadísticas no oficiales para entender mejor cual era nuestra realidad", apuntó.

Dijo además que "la UCA venía haciendo una medición de pobreza anual, y recién este año pasó a un esquema trimestral, entonces la comparación no es la base adecuada, porque vos estás comparando en el primer trimestre la pobreza contra todo un año, y en el primer trimestre en general, sobre todo este primer trimestre, tuviste un incremento de precios y no tuviste la compensación por parte de las paritarias, que se fueron cerrando más adelante, en el transcurso del año".

Desde otro plano, el ministro remarcó que "la pobreza estructural la vamos a superar cuando generemos empleo de calidad y en la cantidad necesaria, y eso va a venir de a mano de las inversiones".

"Las inversiones están llegando de la mano de la recuperación de la confianza. Nosotros estamos en la primera parte de nuestro gobierno y nos encargamos de desarmar las bombas que nos dejaron. El año que viene vamos a crecer por primera vez después de cinco años de estancamiento", aseveró.

Desde la mirada económica, Frigerio aseveró que "el mes de julio fue un punto de inflexión, a partir del cual casi todas las variables de la economía comenzaron a mejorar, algunas con más fuerza que otras y las que no mejoran dejaron de caer".

"Nunca nos van a escuchar decir de nosotros que somos infalibles. Lo importante es reconocer lo más rápido el error y rectificarlo, como hicimos con el tema tarifas. Gobernar no es fácil, sobre todo con la herencia que nos dejó el kirchnerismo", respondió cuando fue consultado sobre qué tipo de autocrítica se formula.

Destacó la predisposición de los gobernadores, al decir que ante la convocatoria del gobierno nacional se manifestaron "muy conscientes de la necesidad de apoyar la gobernabilidad".

Sobre la cita en Tecnópolis a los intendentes de todo el país, Frigerio señaló que "puede ser que alguno se enoje porque ese ha sido el comportamiento del gobierno anterior. Pero los que entendieron que los gobernadores son los socios del Presidente tienen en claro que esto no tiene que ver con una intencionalidad de ir por encima de ellos".

Además, dijo que desde Cambiemos no descartan "acuerdos" electorales llegado el caso, pero subrayó que la convocatoria de la semana pasada a los jefes comunales "no tenía que ver" con una instancia de ese tipo.